Cuerpos con vihda: nuevos caminos y enfoques para el fortalecimiento personal y colectivo de las mujeres con VIH

Mar 14, 2019

Tras tres años de arduo trabajo baja el telón del proyecto “Acelerando la acción regional a favor de los derechos humanos sexuales y la no violencia con las mujeres con VIH en América Latina y El Caribe” junto a ICW Latina. Un proyecto que fortaleció los liderazgos de muchas mujeres latinoamericanas que viven con VIH, gracias a metodologías innovadoras.

Mercedes Alvarez Rudín, oficial de género e incidencia de Hivos, recordó parte de este proceso que involucró a cientos de mujeres con VIH de América Latina. Entre ellas dos lideresas, una de Costa Rica y otra de Colombia, quienes se apropiaron de nuevos abordajes inspirados en el “teatro de las personas oprimidas” y la educación popular feminista, para el trabajo con otras mujeres en diversas comunidades de la región y apoyar procesos de incidencia a favor de sus derechos.

“Nosotras hemos estado por años activas y liderando la lucha por la atención del VIH, hemos dado la cara por otros. Me duele darme cuenta de que, aunque estuvimos ahí, nos pusimos a nosotras mismas al final de la cola, dejamos en último lugar nuestras propias necesidades y ni siquiera nos dimos cuenta. No solo tenemos vacíos en las leyes, sino en nuestras vidas, no hemos tenido espacios para sentirnos y pensarnos”, dijo entre lágrimas.

Las mujeres al centro
Hace tres años la ICW Latina dejó de enfocarse en el VIH y puso en su lugar a las mujeres, defendiendo sus derechos. La ICW incursionó en la educación popular feminista y en el teatro de las personas oprimidas.

En esta aventura se acompañaron de Hivos, Metoca, la Red Magdalena Internacional y de otras organizaciones feministas que les habían apoyado anteriormente. Otros organismos también se sumaron a esta red.

Luchadoras como Kattia y Mayerline se encontraron en el proyecto, ambas trabajando como formadoras de facilitadoras de grupos de empoderamiento. Una experiencia que les llevaría a romper los moldes sobre las formas de concebir y trabajar con grupos, tanto en la red como en el ámbito del VIH.

“La diferencia, con respecto al pasado, es que empezamos a trabajar desde un enfoque feminista y desde una metodología que permite que podamos atravesar por el cuerpo muchas de las violencias que hemos vivido, conectarlas con los derechos sexuales y reproductivos y con la condición de ser mujeres y, además, de tener VIH”, refiere Mayerline.

La ICW impulsó un proceso sostenido de formación y acompañamiento para el empoderamiento. Se elaboró una guía metodológica, se capacitaron formadoras a nivel regional que entrenaron a facilitadoras de grupos en 11 países. Ellas crearon 11 obras de teatro-foro en las cuales denuncian las principales opresiones identificadas. Han llevado estas obras para trabajar con mujeres en comunidades y para sensibilizar a personas funcionarias y tomadoras de decisión.

124 mujeres se formaron como facilitadoras y 70 grupos de empoderamiento se instauraron y fortalecieron en diversas comunidades de toda América Latina finales del 2018.

“El VIH es una situación que se vive en el cuerpo. Este cuerpo que se quiere poner como débil, al que se le quiere negar la sexualidad y el derecho a decidir, ahora se convierte en la herramienta de lucha, el que se pone en el escenario para denunciar las opresiones y para buscar transformarlas”, afirma Lorena Roffe, de la organización Metoca.

Voces con vihda
En el 2018, Kattia y Mayerline tuvieron la oportunidad de compartir la experiencia en eventos internacionales, como el Encuentro de Teatro de las Personas Oprimidas en Uruguay y la Conferencia Internacional del SIDA, en Holanda. En este último se destacó, el taller “Somos mujeres con voces, no un diagnóstico de VIH”, de ICW Latina e Hivos, como buena práctica de trabajo sobre estigma y discriminación desde las comunidades.

“Tenemos mayor seguridad en el manejo de nuestros cuerpos, hemos fortalecido nuestro discurso. Esta experiencia nos permitió encontrarnos, a partir de nuestros cuerpos e historias, en una vivencia común”, decía Mayerline en noviembre de 2018, en el evento de cierre del proyecto en Panamá.

Kattia, por su parte, expresaba: “Hoy tenemos más capacidad para sentarnos en mesas de toma de decisiones defendiendo nuestros derechos. Hoy tenemos más compañeras que visiblemente reconocen su condición, no como una amenaza, sino como una razón para seguir luchando”.

En Kattia, y en las palabras que pronunció aquella tarde de agosto de 2016, es fácil reconocer a cientos de mujeres con VIH que han abierto camino y construido historia desde distintos países de América Latina.

FUENTE: HIVOS.org

Mayerline en el taller regional de formación de formadoras Foto: ICW Latina

Kattia y Mayerline facilitando un grupo de trabajo con teatro-imagen, en la reunión de cierre del proyecto.

Talleres para mujeres.